Investigan el impacto de la actividad física y el sedentarismo en la salud mental de los jóvenes

Una revisión sistemática de 114 artículos ha concluido que dedicar más tiempo a la práctica de actividad física y menos a actividades sedentarias podría favorecer la salud mental de los jóvenes.

Un grupo de investigación realizó una revisión sistemática y metaanálisis con el objetivo de determinar la influencia de la actividad física y el sedentarismo en la salud mental de niños y adolescentes de 2 a 18 años.

Los autores destacan que la actividad física podría mejorar la salud mental de los jóvenes. Aunque el efecto parece relativamente pequeño (tamaño del efecto: 0,173; IC 95%: 0,106-0,239; p < 0.001), podría ser mayor en intervenciones bien diseñadas y enfocadas a satisfacer las necesidades de los jóvenes, promoviendo que se diviertan y perciban que son físicamente competentes.

Algunos de los posibles mecanismos a través de los cuales la actividad física podría mejorar la salud mental de los jóvenes son los cambios en el cerebro, como el incremento de capilaridad y flujo sanguíneo, o la liberación de endorfinas y el factor neurotrófico derivado del cerebro. Al mismo tiempo, el estudio sugiere que otros mecanismos psicosociales, como podría ser el apoyo social, que proporciona el pertenecer a un grupo a estas edades, también podrían explicar dicha relación.

Con respecto al tiempo que niños y adolescentes pasan sentados, específicamente ante una pantalla, se observa que mayores niveles de sedentarismo se asocian con mayores síntomas depresivos, una peor satisfacción con la vida y menor felicidad.

[Sports Med 2019; 49: 1383-410] Rodríguez-Ayllón M, Cadenas-Sánchez C, Estévez-López F, Muñoz NE, Mora-González J, Migueles JH, et al.

Fuente: neurologia.com