Día Europeo del Síndrome X-Frágil y Día Mundial de la Visión

En la imagen un terapeuta da la mano  a un niño.Centro DADO da la mano al síndrome X Frágil.

Hoy se celebra el Día Europeo de este trastorno. El síndrome X-Frágil afecta a uno de cada 4.000 varones y a una de cada 6.000 mujeres. Además, una de cada 238 mujeres y uno de cada 800 hombres son portadoras y portadores. Por otro lado, se estima que el 80 por ciento de las personas con este síndrome están aún sin diagnosticar.

Algunas de las características que acompañan a este síndrome son la discapacidad intelectual en diferentes grados, dificultades de interacción social, trastornos del lenguaje, ansiedad o problemas de conducta, entre otros.

Una intervención adecuada y multidisciplinar contribuye a mejorar la calidad de vida de estas personas.

Por otro lado Centro DADO quiere remarcar la importancia de cuidar la vista.

Hoy también se celebra el Día Mundial de la Visión y la OMS alerta sobre el aumento de miopía debido al intenso uso de pantallas

El dato surge de un informe presentado por la Organización Mundial de la Salud que pondera un menor uso de la tecnología y realizar más actividades al aire libre

“El aumento del tiempo que se pasa en espacios interiores y de las actividades que implican una visión de cerca están provocando que un mayor número de personas padezcan miopía. El aumento del tiempo en el exterior puede reducir este riesgo”, alertó ayer la Organización Mundial de la Salud en el marco del Día Mundial de la Visión que se celebra hoy.

Con el desarrollo de los nuevos teléfonos inteligentes, tablets o televisores de grandes pulgadas en los últimos años, el problema de la exposición a las pantallas ha crecido exponencialmente y genera voces de alerta en la comunidad médica internacional.

“Los niños que pasan mucho tiempo en casa o en lugares cerrados frente a una pantalla, en un entorno de distancia corta y de luz artificial, son mucho más propensos a que en ellos aparezca o se desarrolle la miopía”, agregó el informe de la OMS, que estima que la cifra de miopes para el 2025 podría ascender a 324 millones de personas.

“Hay un aumento notorio de la prevalencia de miopía en jóvenes en las últimas décadas, y esto se ha vinculado al menor tiempo de vida al aire libre y exposición a la luz solar, por un lado, y al uso cada vez más frecuente y por largos períodos de pantallas y dispositivos a corta distancia”, afirmó a Infobae el doctor Nicolás Fernández Meijide, subjefe del servicio de Oftalmología del Hospital Italiano.

"Esto tiene que ven con el hábito indoor que está muy presente en la actualidad, en detrimento de pasar varias horas por día expuesto a luz natural”, agregó Fernández Meijide, que aseguró que en algunos países incluso, los porcentajes poblacionales de miopía superan el 70% en niños”.

En tanto, el doctor Rogelio Ribes Escudero, médico oftalmólogo, especialista en córnea y superficie ocular, explicó a Infobae que existe hoy una “epidemia de miopía” y la misma tiene origen en la cercanía a los ojos con la que los chicos y jóvenes colocan las diferentes pantallas. “Cada vez hay más chicos miopes que pasan más tiempo frente a un teléfono celular o Tablet que al aire libre, realizando alguna actividad recreativa”, precisó el especialista miembro de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular.

“Está comprobado en distintos estudios científicos que el sol disminuye la progresión de la miopía debido al efecto que tiene la luz solar en el neurotransmisor de la dopamina. Esto, disminuye lo que los oftalmólogos describen como el alargamiento del ojo”, indicó Ribes Escudero.

“La Sociedad de Oftalmología de EEUU recomienda que cada 50 minutos de uso de pantallas, debe haber un descanso de al menos 10 minutos al aire libre, en lo posible al contacto con la luz solar”, agregó el especialista.

“Muchas horas de lectura generan un espasmo de acomodación en el ojo, por lo que una salida al exterior permite que descanse el músculo ciliar, encargado de enfocar de cerca”, agregó.

Según la OMS, a nivel mundial, por lo menos 2200 millones de personas tienen deficiencia visual o ceguera, de las cuales en al menos 1000 millones podrían haberse evitado o no la están tratando.

El informe publicado puso de manifiesto que el envejecimiento de la población, los cambios en los estilos de vida y el acceso limitado a la atención oftalmológica, en particular en los países de ingresos bajos y medios, son algunos de los principales factores que impulsan el aumento del número de personas con deficiencia visual.

“Las afecciones oculares y la deficiencia visual están muy extendidas, y con demasiada frecuencia siguen sin ser tratadas”, afirmó el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la OMS. Y agregó: “Las personas que necesitan atención oftalmológica deben poder recibir intervenciones de calidad sin sufrir dificultades financieras. Incluir la atención oftalmológica en los planes nacionales de salud y en los conjuntos esenciales de servicios es una parte importante del camino de cada país hacia la cobertura sanitaria universal”.

“Es inaceptable que 65 millones de personas sean ciegas o tengan problemas de vista cuando su visión podría haberse corregido de la noche a la mañana con una operación de cataratas, o que más de 800 millones de personas tengan dificultades para realizar sus actividades cotidianas porque no tienen acceso a unas gafas”, añadió el experto.

La carga de enfermedades oftalmológicas y deficiencias visuales no afecta a todas las personas por igual: a menudo afecta mucho más a las personas que viven en zonas rurales, a aquellas con bajos ingresos, a las mujeres, a las personas mayores, a las personas con discapacidad, a las minorías étnicas y a las poblaciones indígenas.

Sin embargo, no se deben pasar por alto los problemas oculares que no suelen afectar a la visión, como la xeroftalmía y la conjuntivitis, ya que, según se señala en el informe, son una de las principales razones por las que las personas acuden a los servicios de atención oftalmológica en todos los países.

Además de crecimiento de la miopía, el informe apunta a la retinopatía diabética: cada vez son más las personas con diabetes, especialmente la diabetes de tipo 2, que puede afectar a la visión si no se detecta y trata. Casi todas las personas con diabetes padecerán alguna forma de retinopatía a lo largo de su vida. Los exámenes oftalmológicos de rutina y un buen control de la diabetes pueden proteger la visión de las personas frente a esta afección.

“Incluso, debido a servicios de atención oftalmológica deficientes o mal integrados, muchas personas carecen de acceso a exámenes rutinarios que pueden servir para detectar afecciones y conducir a la prestación de una atención o tratamiento preventivo adecuado”, concluye el informe.