Aplicaciones de la musicoterapia neurológica en la neurorrehabilitación cognitiva

El conocimiento de la plasticidad cerebral y los numerosos estudios con neuroimágenes de los últimos años han permitido un avance en la comprensión del proceso cerebral de los estímulos musicales, lo que ha propiciado el interés para analizar y estudiar su aplicación en el tratamiento no invasivo de determinadas disfunciones o enfermedades con el fin de contribuir a una mejora de la calidad de vida. Por ello, un estudio ha pretendido exponer los fundamentos y aplicaciones de las técnicas musicales que se utilizan para la neurorrehabilitación cognitiva.

A partir de un resumen inicial del proceso cerebral de los estímulos musicales, se exponen los fundamentos de diversas técnicas, tal como define la musicoterapia neurológica, que se utilizan de forma eficaz en la neurorrehabilitación cognitiva. Los sonidos, que constituyen la materia prima de la música, mantienen una temporalidad y una secuenciación que son útiles para ayudar a la formación de patrones temporales de las funciones cognitivas y conforman un ensamblaje o armazón que facilita el aprendizaje de los procesos secuenciales de información, como por ejemplo, la memoria.

Atendiendo a las funciones que estimulan, las técnicas de la musicoterapia neurológica se clasifican en cuatro categorías: Executive Function Training(funciones ejecutivas), Auditory Attention and Perception Training(atención selectiva, sostenida, alternante y dividida), Memory Training (memoria) y Music Psychotherapy and Counseling(exploración y expresión emocional).

Según los autores, las técnicas usadas por la musicoterapia neurológica, que en los últimos años se aplican en la neurorrehabilitación cognitiva, no son invasivas y aportan resultados esperanzadores; con una mayor investigación, deberían considerarse para su implantación junto a las terapias convencionales de estimulación y neurorrehabilitación cognitiva.

[Rev Neurol 2018; 67: 303-10 ] Jauset-Berrocal JA, Soria-Urios G
________________________________________

Fuente: neurologia.com