La exposición a contaminantes en el camino a la escuela tiene un impacto en el desarrollo cognitivo de los niños

Una investigación, la primera que estudia el impacto potencial de la exposición a la contaminación atmosférica durante los desplazamientos escolares, ha mostrado que los contaminantes procedentes del tráfico pueden provocar daños en el desarrollo cognitivo de los niños. En concreto, se ha hallado que la exposición a partículas en suspensión procedentes de los vehículos diesel y al carbono negro se asocia con una reducción en la memoria de trabajo.

En el estudio participaron 1.234 niños y niñas, de 7-10 años, de 39 escuelas de Barcelona, que realizaban el desplazamiento hasta el colegio a pie. Todos ellos se sometieron a diversos tests a lo largo de un año para evaluar la evolución de la memoria de trabajo y de la capacidad de atención, mientras que la exposición a la contaminación atmosférica se calculó a partir de estimaciones con respecto a la ruta más corta entre el domicilio y la escuela.

El análisis estadístico muestra que la exposición a partículas en suspensión y a carbono negro se asocia con una reducción de la memoria de trabajo de un 4,6% y 3,9%, respectivamente, a lo largo de un año. No se hallaron asociaciones significativas en el caso de la exposición a dióxido de nitrógeno, ni tampoco entre ninguno de los contaminantes estudiados y los efectos en la capacidad de atención. Se da la circunstancia de que los niños se mostraron mucho más sensibles a los efectos de los contaminantes que las niñas.

Según los autores, el hecho de que los niños más expuestos a la contaminación sean aquellos que van a pie no implica que los que lo hacen en coche o en transporte público no estén recibiendo también dosis altas de contaminación.

[Environ Pollut 2017; 231 (Pt 1): 837-44]
Álvarez-Pedrerol M, Rivas I, López-Vicente M, Suades-González E, Donaire-González D, Cirach M, et a

Fuente: neurologia.com